Tratamiento de columna Vertebral

El Sistema de Radiocirugía Robótica CyberKnife® fue aprobado por la U.S. Food and Drug Administration en el 2001 para el tratamiento de tumores en cualquier lugar del cuerpo, incluyendo la columna. A pesar de su nombre, el Sistema CyberKnife no realiza intervenciones quirúrgicas. En realidad, no implica corte alguno. En cambio, el Sistema CyberKnife administra dosis elevadas de radiación directamente a los tumores de columna. El Sistema CyberKnife ofrece un tratamiento alternativo mínimamente invasivo para el cáncer de columna a los pacientes que no pueden someterse a una intervención quirúrgica debido a su mala condición médica o que rechazan la cirugía. Normalmente, los tratamientos para el cáncer de columna con el Sistema CyberKnife se realizan de manera ambulatoria a lo largo de un período de entre uno y cinco días y no requieren noches de hospitalización. La mayoría de los pacientes experimentan ningún efecto secundario o efectos secundarios mínimos con un tiempo de recuperación rápido.

¿Qué es el cáncer de columna?

El cáncer de columna es un crecimiento anormal de células en la médula espinal o sus proximidades que provoca un tumor. Si las células anormales se originaron de células en los tejidos de la columna, el conjunto de células resultante se denomina tumor de columna primario. Si las células anormales se originaron en otra parte del cuerpo, como el pulmón o la mama, y fueron transportadas al cerebro por la sangre u otro líquido corporal, se considera un tumor de columna metastásico. En los Estados Unidos se diagnostican más de 18.000 casos de tumores de columna y más de 162.000 metástasis de columna cada año.1 Hasta el 40% de los pacientes con cáncer pueden presentar metástasis de columna.2
 
Tumores de columna primarios
Los tumores de columna primarios son tipos de tumores relativamente raros que tienen su origen en la propia columna o en sus proximidades. Pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). Los tumores benignos son los meningiomas, los neurofibromas y el schwannoma, mientras que los malignos son los astrocitomas y ependimomas.1
 
Tumores de columna metastásicos
Los tumores metastásicos pueden extenderse hasta la columna a través del torrente circulatorio, a lo largo de los nervios o dentro del líquido que rodea la médula espinal y el cerebro. En la mayoría de los casos, estas células tienen su origen en tumores de pulmón, mama, piel y colon, y se depositan en la columna, donde crecen hasta formar uno o varios tumores.3
 
Los tumores de columna tanto primarios como metastásicos son muy peligrosos, porque pueden comprimir la médula espinal o destruir el hueso y el tejido circundante en la columna. Estos tumores causan dolor, problemas de la marcha y la postura y otros trastornos neurológicos a los pacientes. A medida que los tumores crecen, los pacientes pueden sufrir una parálisis si el tumor corta por completo la médula espinal.

¿Cómo se detecta el cáncer de columna?

Los tumores de la columna se detectan normalmente porque el paciente experimentará síntomas como dolor dorsal, problemas al caminar, disfunción sexual y debilidad de las extremidades. A menudo los pacientes sienten dolor ya sea en la propia columna o que irradia de los nervios medulares. Puesto que ninguno de estos síntomas es exclusivo de los tumores de columna, el diagnóstico debe confirmarse mediante la combinación de exploración física y pruebas de diagnóstico por la imagen como por ejemplo resonancias magnéticas (RM) y tomografías computarizadas (TC). Una vez establecido el diagnóstico de tumor de columna, puede que sea necesario realizar más pruebas para identificar el tipo concreto de tumor y determinar el tratamiento adecuado para el paciente.

¿Cómo se trata el cáncer de columna?

Por lo general, el tratamiento de los tumores de columna requiere un método multidisciplinar. A menudo la combinación de tratamientos –como cirugía, radioterapia o quimioterapia– es lo más eficaz para luchar contra la enfermedad.
 
Cirugía:
Para los tumores solitarios que no están alojados cerca de la médula espinal, suele utilizarse la cirugía. La cirugía puede seguirse de radioterapia para eliminar cualquier traza microscópica del tumor que quede. Si las vértebras de la columna están erosionadas por el tumor, puede ser necesaria la estabilización de la columna. Ésta puede llevarse a cabo utilizando hardware de metal o inyectando cemento óseo en la vértebra afectada. Cuando el tumor afecta a la médula espinal, el neurocirujano puede extraerlo para aliviar la presión en una intervención especial denominada descompresión de la médula espinal.2
 
Radioterapia:
Normalmente, si el paciente sufre múltiples tumores, como suele ocurrir con el cáncer de columna metastásico, se someterá a radioterapia. La radioterapia utiliza dosis bajas de radiación para tratar el tumor con el fin de minimizar los daños de los tejidos sanos, incluyendo la médula espinal y los nervios. En general, la radioterapia convencional se administra en entre 20 y 40 sesiones durante un período que va de cuatro a seis semanas.4
 
Quimioterapia:
La medicación quimioterapéutica se administra por vía oral o intravenosa. Afecta tanto al tejido normal como a las células cancerosas, por lo que los pacientes pueden experimentar efectos secundarios como náuseas graves y vómitos, infecciones, fatiga y pérdida de peso. Con frecuencia, la quimioterapia se administra al paciente en combinación con otros tipos de tratamiento del cáncer de columna.
 
Radiocirugía:
Los aparatos de radiocirugía, como por el ejemplo el Sistema de Radiocirugía Robótica CyberKnife®, ofrecen a los pacientes una nueva opción para el tratamiento del cáncer de columna.5 A diferencia de la radioterapia convencional, durante la cual se administran dosis bajas de radiación durante semanas y meses, el Sistema CyberKnife puede tratar un tumor en entre uno y cinco días mediante la administración de una dosis elevada de radiación con una precisión extrema.

¿Cómo trata CyberKnife el cáncer de columna?

El Sistema CyberKnife ofrece a los pacientes una nueva opción para el tratamiento del cáncer de columna.5 A diferencia de la radioterapia convencional, durante la cual se administran dosis bajas de radiación durante semanas y meses, el Sistema CyberKnife puede tratar un tumor en entre uno y cinco días mediante la administración de una dosis elevada de radiación con una precisión extrema.
 
Los tumores de columna suponen un desafío terapéutico, porque se mueven con la respiración del paciente. La radioterapia convencional no puede tener en cuenta este movimiento, por lo que la radiación daña el tejido sano circundante. El Sistema CyberKnife es capaz de lograr un alto grado de precisión de manera completamente incruenta, sin el uso de marcos temporales o marcadores fiduciales implantados. Puede determinar la localización exacta de un tumor a tiempo real durante el tratamiento.7
Ver el vídeo.
 
El Sistema CyberKnife permite al paciente respirar normalmente en la mesa de tratamiento, lo que posibilita que el médico apunte al tumor en movimiento y administre centenares de haces de radiación desde diferentes ángulos que confluyen en el tumor. Con este método, el Sistema CyberKnife es capaz de administrar una dosis elevada de radiación al tumor evitando dañar el sensible tejido de la médula espinal y otras estructuras críticas. En consecuencia, la radiación se administra de una manera más precisa y los tratamientos pueden llevarse a cabo en un período de tiempo más corto.

¿Qué conlleva un tratamiento con CyberKnife típico?

Los médicos que utilizan el Sistema CyberKnife han sido pioneros en el tratamiento de tumores de columna con cirugía. El primer tratamiento con CyberKnife para el cáncer de columna tuvo lugar hace más de 10 años5 y desde entonces el sistema se ha empleado en más de 6.500 pacientes con tumores de columna.
 
Los tratamientos con CyberKnife conllevan un trabajo en equipo en el que intervienen diversos especialistas.
un neurocirujano
un cirujano ortopédico
un oncólogo radioterapeuta
un físico médico
un radioterapeuta
otro personal médico de apoyo

 
Una vez constituido el equipo, se iniciará la preparación para el tratamiento con CyberKnife. Por lo general, consta de tres pasos:
Preparación y obtención de imágenes
Planificación del tratamiento
Tratamiento con CyberKnife
 

Durante la preparación y obtención de imágenes, el paciente se coloca en un soporte corporal adaptado, que está diseñado para que el paciente esté más cómodo y garantiza que éste se encuentra en la misma posición para las pruebas de imagen y el tratamiento.
 
Si el tumor está situado en la región cervical superior, es posible que el paciente se ponga una máscara facial de malla especial. Tanto el soporte como la máscara facial son indoloros y completamente no invasivos.
 
Mientras esté en el soporte corporal o tenga puesta la máscara facial, el paciente se someterá a una tomografía computarizada (TC). El equipo de CyberKnife empleará los datos de esta TC para determinar el tamaño, la forma y la ubicación exactos del tumor. Es posible que también haya que realizar una resonancia magnética (RM) u otro tipo de prueba de diagnóstico por la imagen para visualizar por completo el tumor y la anatomía cercana. Una vez obtenidas las imágenes, el soporte corporal o la máscara facial se guardarán para su uso durante el tratamiento.
 
Entonces un físico médico realiza la planificación del tratamiento junto con el equipo terapéutico. El paciente no tendrá que estar presente en ese momento. Durante la planificación del tratamiento, se descargarán todos los datos de las TC, RM y otras pruebas al software de planificación de tratamiento del Sistema CyberKnife a fin de elaborar un plan de tratamiento personalizado. El equipo médico determinará el tamaño del área que recibirá la radiación, así como la dosis, e identificará las estructuras críticas –como la columna o los órganos vitales– en que debe minimizarse la radiación. El Sistema CyberKnife calcula el plan de administración de la radiación óptimo para tratar el tumor. El plan de tratamiento aprovechará la maniobrabilidad extrema del Sistema CyberKnife, lo que permite una administración de la radiación extremadamente precisa.
 
Una vez elaborado el plan de tratamiento, el paciente volverá al centro CyberKnife para recibir el tratamiento. Los médicos pueden optar por administrar el tratamiento en una única sesión o fraccionarlo en varios días. Normalmente, los tratamientos se llevan a cabo en entre uno y cinco días.
 
Para la mayoría de los pacientes, el tratamiento con CyberKnife es una experiencia completamente indolora. Los pacientes llevan ropa de calle cómoda y, dependiendo del centro donde se traten, es posible que se les permita llevar música para escucharla durante el tratamiento. Además, los pacientes pueden llevar algo para leer o escuchar mientras esperan y tener consigo un amigo o familiar para que los apoye antes del tratamiento y después del mismo.
 
Si estar tumbado de espaldas resulta doloroso, el médico puede decir al paciente que tome analgésicos antes del tratamiento con CyberKnife para minimizar las molestias.
 
Después de llegar al centro CyberKnife, el paciente será acompañado hasta la sala de tratamiento, se lo situará en el soporte corporal o se le pondrá la máscara facial y luego se lo colocará en la mesa de tratamiento. El paciente será controlado mediante un circuito cerrado de televisión y podrá comunicarse con el equipo terapéutico en todo momento.
 
Cuando empiece el tratamiento, el Sistema CyberKnife utilizará rayos X para colocar al paciente en la posición correcta y determinar la localización del tumor. El robot controlado por ordenador del Sistema CyberKnife moverá la fuente de radiación a múltiples localizaciones en torno al paciente mientras éste permanece tumbado en la mesa. Durante el tratamiento, el sistema de guía por la imagen obtendrá más imágenes para verificar la ubicación del tumor. Si el paciente se mueve ligeramente, el sistema de guía detecta el cambio y ajusta automáticamente el brazo robótico antes de administrar la radiación. De esta manera, el haz de radiación puede apuntar al tumor con precisión durante la totalidad del proceso terapéutico y minimizar los daños del tejido sano.
 
Lo único que tendrá que hacer el paciente durante el tratamiento es relajarse y permanecer lo más quieto posible. En realidad, con frecuencia los pacientes se duermen durante el tratamiento.
 
Por lo general, los tratamientos con CyberKnife sólo tienen efectos secundarios mínimos. En ocasiones, los pacientes refieren náuseas leves temporales, sobre todo si recibe el tratamiento la parte inferior del abdomen. Antes del tratamiento, el médico comentará con el paciente todos los posibles efectos secundarios que puede experimentar. Además, el médico puede prescribir medicación con el fin de controlar cualquier efecto secundario, si lo hay.
 
Después de terminar un tratamiento con CyberKnife, es importante que se programen visitas de revisión y que los pacientes asistan a las mismas. Los pacientes deben tener presente que el tumor no desaparecerá de repente. De hecho, es posible que haya que esperar varios meses, o más, para determinar la eficacia del tratamiento con CyberKnife. La respuesta al tratamiento varía de un paciente a otro. La experiencia clínica revela que la mayor parte de los pacientes responden muy bien a los tratamientos con CyberKnife. Mediante la evaluación rutinaria de los síntomas y las RM postoperatorias, el médico puede seguir atentamente el progreso del paciente después del tratamiento.

 

© 2010 Rocol Ltda. All Rights Reserved. Accuray, the stylized logo, CyberKnife, Synchrony, Xsight, Xchange and RoboCouch are among the trademarks and/or registered trademarks of Accuray Incorporated in the United States and other countries. Webmail
web design by: Maksuco.com
ROCOL S.A.
Cll 77B # 57 – 141 of. 207
Barranquilla, Colombia
PBX: +57 (5) 368 9292
[email protected]
Distribuidor autorizado